Antonio Altarriba

Comentarios

«Desde que El arte de volar vio la luz, he recibido muchas opiniones de lectores. Para mi son especialmente importantes porque, espontáneas, sinceras, emotivas, me ofrecen una visión directa de las diferentes experiencias lectoras. Me hacen pensar que la dolorosa gestación de este libro valió la pena y me animan a seguir escribiendo.»

Además, en este sitio web muestro el trabajo que he realizado en diversos campos. Cualquier  pregunta, opinión o comentario acerca de lo que está publicado será bienvenido.

No dudéis en utilizar  este espacio.

Gracias.

41 comentarios

*

  • “Agradable sorpresa”

    Buenas tardes; siento molestarte, pero solamente quería agradecerte la sorpresa que me acabo de llevar en la tienda de cómics de mi barrio; entré buscando otras cosas y no tenía ni idea de que habías publicado ‘El ala rota’. Al verlo, me ha venido un fogonazo de ‘El arte de volar’ y no lo he dudado. ‘Yo, asesino’ también me conquistó, pero la historia de tu padre me dejó tocado.
    Total, que mientras volvía andando a casa he llegado hasta la página 40, chocando con alguna farola que otra.
    Gracias, insisto, por compartir tu arte, o tu literatura, o lo que sea esto. Te deseo mucha suerte; un abrazo,
    Fernando

  • Le escribo este mensaje con la intención de felicitarle y agradecerle el haber tenido la generosidad y el valor de compartir la historia de su padre -su historia-, conmigo y con nosotros.
    Después de un viaje turbio y apasionante a través de su libro, tal vez no haya aprendido a volar pero si a disfrutar de la caída, a valorar el sabor de la tierra maltratada y a reconocer las carencias y miserias personales y colectivas que, como en su historia, se me antojan inseparables de nuestra esencia. Y aún más importante, me ha mostrado el peso de la libertad y me ha hecho sentir el viento una vez más.

    Enhorabuena y Gracias.

  • Una nota

    Salud Antonio, acabo de terminarme el libro el arte de volar, (a dosis pequeñas, porque temía acabarlo y dejar el placer de sentir la historia).

    Solo quería decirte que, mientras estaba leyendo, pensaba que lo tuvimos a pocos kilómetros, y que, podíamos ir a verlo, que nos contase esas historias, que supiese que estábamos ahí.

    En los años que relata tu padre en la residencia de lardero, estábamos gente poblando el local recuperado de cnt, alguno también anciano, el final quizá¡ hubiese sido el mismo, pero habría estado con gente joven y de fuera de la residencia.


    Solo era eso
    Elias

    Elias

  • Antonio –
    Acabo de terminar la lectura de “Yo, Asesino” y, bueno, la historia me ha dejado muy, digo muy, impresionado. Pero también hay que confesarlo, soy curioso: ¿que le va a suceder a Enrique? Igualmente mi curiosidad se extiende a Eduardo Marin – ya que conoce el secreto al que Enrique ha consagrado tanto trabajo y tanta inteligencia a ocultar – o sea esconder – de no solo las “autoridades” sino de todo otro ser humano – el secreto no solo que mata sino que mata por seguir sintiéndose vivo, y por amor al arte (el arte de matar, que parece ser, por Enrique, casi por encima de todas los otros ‘artes’) – bueno …. ¿Que hará, Eduardo? Honestamente me fue difícil aceptar el análisis de Enrique – que Eduardo nunca se atrevería “actuar” – o sea que temía demasiado las consecuencias. Para mi, esa explicación, aunque muy astuta y perspicaz, no es completamente creíble. Se dice que “knowledge is power” – y también que “power corrupts….absolute power corrupts absolutely”. El acto de conocer los asesinatos de Enrique es una forma de poder – y sigo imaginando que este poder tendrá un efecto seductor sobre Eduardo. Sin mencionar el obvio – que una vez que una persona haya “probado” ciertos sabores prohibidos …. bueno, quieren comer del mismo plato como quién diría una vez más.

    Igualmente no puedo pararme de preguntarme si Edurne verdaderamente no sospecha – o no sabe – o sea la verdad … o sea una porción de la verdad. Me parece una persona muy inteligente y además muy curiosa a la vez – y esa combinación puede provocar eventos no predecibles. Siguiendo esa pista, se me ocurre también que la Edurne, después de irse con sus amigos para ayudarles en sus “performances” – que acaso con su curiosidad y su mente a veces afilada, que ella terminará regresando de repente, obedeciendo un instinto que le llevará a otros descubrimientos. Y que, con esas posibilidades, ella siempre tiene – o tiendrá – un papel mucho más interesante en el argumento.

    Y así.

    Como ves, el momento en que se para el filo del argumento de la historia en el libro – es el que más me fascina.

    Había una película, hace unos años – en 2007, creo – una adaptación de un libro de Upton Sinclair, en el que el papel del personaje principal – en el que apareció el gran actor británico Daniel Day Lewis, se le ganó el premio de Oscar por Best Actor. La película se llamaba – “There will be Blood” – palabras no solamente muy aptas para esa historia – pero también que me hacen pensar en eso, tu libro – o sea su libro, con los dibujos y el arte increíble de Keko – que su libro genial es o sea el primer capitulo …. de una historia más compleja y, posiblemente, y aún más intensa (de punto de vista dramático) …. que lo que hemos leído.

    ¿Que opinas tu?

    Y por fin, una confesión (hay ciertas confesiones que vienen al principio, otras al final) – soy escritor también – guionista – principalmente de películas. Inclusive una peli (una de las buenas, porque de vez en cuando algunas salen más malas que no quisiéramos) ciencia-ficción adaptada de la obra del maestro difunto del genero, Philip K. Dick. Y en tanto como escritor – a fellow writer and fellow scriptwriter, if you will – necesito simplemente darles – a ti y al Keko – mis gracías y mis aplausos …. por una obra que sigue afectandome mucho tiempo después de haber leído las ultimas palabras del libro …. y visto esas últimas imágenes tan oscuras y profundas. Con muchos aplausos sinceros –

    Miguel

  • Buenas noches, Antonio. Acabo de leer tu libro “El arte de volar” y aún estoy conmocionada. He descubierto partes de la historia de España que desconocía. Pero, sobre todo, me he dado cuenta de lo dura que ha sido la vida para algunas personas como tu padre, con esos ideales que hoy ya nadie parece seguir. Tuvo que resultarte muy duro escribirlo. Enhorabuena por el resultado, engrandecido además por las ilustraciones de Kim. Tu padre debe de estar muy orgulloso de ti y tú de tu excelente obra.