Antonio Altarriba

El Nacional.cat: ¿Sirve el cómic para reflexionar sobre la memoria?

Publicado en “elnacional.cat” por Gustau Nerín
Barcelona. Lunes, 14 de mayo de 2018
El Memorial Democràtic ha publicado Memòria i vinyetesLa memòria històrica a l’aula a través del còmic, de David Fernández de Arriba, un libro pensado básicamente para los profesores de Ciencias Sociales, pero que también puede ser de interés para los aficionados al cómic y a la historia. Este libro forma parte de la colección Eines de Memòria, y está concebido justamente como eso, como una herramienta, especialmente para los docentes, para que puedan usar los recursos que les ofrece el cómic con el fin de analizar la memoria de una forma más amena (anteriormente otro libro del mismo tipo exploró la utilidad pedagógica del cine en este ámbito).

Otra forma de acercarse a la memoria

En los últimos tiempos se han editado un gran número de novelas gráficas sobre temas históricos (la República, la guerra civil, la emigración, el franquismo, la transición, las vivencias de las mujeres…). Aunque no se sitúan al nivel de ventas de los libros best-sellers, tienen un público fiel y su impacto es creciente. Pero no llegan mucho a los jóvenes (su público es básicamente adulto). Memòria y vinyetes intenta acercar a los jóvenes todo este potencial de conocimientos sobre la historia y la memoria. Apunta que tiene varias ventajas sobre los clásicos libros de texto: es más fácil de leer, canaliza emociones y tiene una gran capacidad para recrear ambientes. Es, pues, una puerta abierta a la memoria que los maestros pueden utilizar en sus clases de Ciencias Sociales.

Una ayuda para los no iniciados

La obra asume que los profesores no necesariamente dominan el mundo del cómic, y antes de centrarse en el tema del libro incluyen una introducción sobre la historia del cómic, a cargo de Gerardo Vilches. Pepe Gálvez ayuda también a los docentes a entender y analizar el lenguaje del cómic, y enseña los fundamentos del género, con el fin de permitir hacer alguna iniciación en este ámbito. Y Elena Masarah explica la utilidad del cómic para analizar la memoria de las mujeres, a menudo asociadas a experiencias domésticas que no aparecen en los grandes relatos.

Propuestas concretas y completas

El grueso del texto va a cargo del historiador David Fernández de Arriba, historiador, profesor de secundaria, amante del cómic, y creador del blog de cómics históricos Historia y Cómic. Fernández de Arriba defiende el importante papel que ha ocupado el cómic en la transmisión de la memoria, con ejemplos como Maus d’Art Spiegelman en el caso del nazismo, o Paracuellos, de Carlos Giménez, en el caso del franquismo. David Fernández prepara unas propuestas didácticas muy concretas, basadas en la lectura de once cómics, que se convierten en una herramienta muy práctica para el profesorado, que encuentra en este libro tanto una guía para impartir sus clases sobre un medio que tal vez no dominan, como baterías de actividades para cada uno de los cómics propuestos (con materiales complementarios, como entrevistas a los autores, o sugerencias diversas, como documentales relacionados con el tema). Estas actividades son muy completas y permiten al profesor escoger entre las que encuentre más pertinentes (e incluso le facilita los vínculos con el currículum escolar y con sus competencias).

La elección

Los once cómics escogidos para analizar están encabezador por El arte de volar de Antonio Altarriba y Kim (Norma Editorial), la biografía del padre de Altarriba que resulta ser una crónica de toda su generación, que vivió la República, la Guerra Civil, el exilio, la Guerra Mundial, la dictadura de Franco y la transición. De los mismos autores se recomienda El ala rota (Norma Editorial), la historia de la madre de Altarriba, una visión de la historia de España en femenino, que completa la presentada en El arte de volar. El tema de la guerra civil también se aborda en Dr. Uriel, de Sento Llobell (Astiberri editorial), un álbum basado en las memorias de un médico, de ideología republicana, que luchó en el ejército franquista después de haber sido encarcelado por sus ideas. Un cómic mítico, Las guerras silenciosas, de Jaime Martín (Norma Cómics) explica los últimos latidos de la a menudo escondida empresa colonial española: la colonización de Ifni, a través de las vivencias del padre del autor. Del mismo Jaime Martín, Jamás tendré 20 años (Norma Editorial) relata la historia de los abuelos del autor y su experiencia durante la guerra y la posguerra.

Historias de mujeres

Cuerda de presas, de Jorge García y Fidel Martínez (Astiberri) es un cómic de gran contundencia sobre la vida de las mujeres en las prisiones franquistas. Paco Roca, a Los surcos del azar (Astiberri), recuerda la gesta de La Novena, la unidad del ejército francés, con importante presencia de republicanos españoles, que luchó desde el primer momento con las Fuerzas Francesas Libres en la Segunda Guerra Mundial y que tuvo un papel destacado en la ocupación de París. Miguel Núñez. Mil vidas más, de Alfonso lópez, Pepe Gálvez y Joan Mundet (Ediciones de Ponent) es la historia de un histórico militante del PSUC, víctima de la represión franquista. David Fernández de Arriba también recomienda el recopilatorio Todo Paracuellos, de Carlos Giménez (DeBolsillo – Random House Mondadori), la historia de la estancia del propio Giménez en un internado del Auxilio Social, donde los hijos de los vencidos eran tratados con mucha dureza. Del mismo autor, y mismo editor, también se recomienda el España: una, grande y libre, una historia de los primeros tiempos de la transición, basado en las tiras realizadas en la época por Carlos Giménez para la revista El Papus. Cierra la selección Estamos todas bien, de Ana Penyas (Salamandra Graphic), una historia de las mujeres silenciadas del franquismo.

Las imágenes del pasado

Memòria y vinyetes es un libro concebido como un manual, y por eso cuenta con una magnífica edición. Dispone de ilustraciones en prácticamente todas las páginas, con muestras de los cómics seleccionados y de algunos otros sobre el tema. Tiene una estructura muy práctica, que facilita el preparar clases sobre el tema. Y al final del volumen hay una impresionante guía de recursos. Se incluyen páginas web, libros sobre el tema, y, sobre todo, una cincuentena de títulos de cómics que pueden servir para fomentar el interés por diferentes periodos de la historia de la humanidad. Una magnífica herramienta para intentar atraer a los chicos, de forma seductora, al mundo del cómic y al de la memoria. Porque, si alguna cosa demuestra Fernández de Arriba, es que el cómic es una herramienta idónea para reflexionar sobre nuestra memoria.

Leer el artículo en su publicación

Añade un comentario

*