Skip to content

inicio / escritor / de ficción

El filo de la luna

«El filo de la luna» Ikusager ediciones 1993

Cuando entré en la Universidad, sin proponérmelo, sin saber a qué razón obedecía, dejé de escribir. Hice trabajos de carrera, tesina, tesis, luego guiones de cómic… pero ninguna escritura de ficción. Hasta 1984 cuando Ángel Martínez Salazar, director de Lux daemoniorum, una de las revistas en las que colaboraba, me insistió para que preparara un cuento para el «especial literatura». Le hice caso y salió «Historia de Bis y Versa», un cuento de siete páginas que todavía considero legible. Sufría entonces la influencia de la Literatura Potencial y de sus estrictas formalizaciones. Tanto este relato como los que siguieron fueron construidos siguiendo una estructura de contraposición especular o de simetría reversible que, más allá de los argumentos, me permitió agruparlos en un conjunto cohesionado que titulé El filo de la luna (Ikusager 1993).

El sexo es importante en mi vida y también en mis cuentos. Hasta en los relatos de El filo de la luna, tan formalizados, estaba muy presente. Me resulta excitante imaginar situaciones eróticas y describirlas con precisión.

Pienso que no hay nada malo en que la literatura movilice físicamente y genere esas tórridas sensaciones que nos llevan a apartar la mano del libro para acercarla al cuerpo en una placentera  caricia. Ese momento en el que la palabra se hace fisiología, lejos de parecerme condenable, se me antoja mágico. Porque sólo puede ser magia que, a partir de un sortilegio verbal, se encienda la hoguera del deseo. Todo ello sin mencionar la impostura que supone la erradicación del sexo en la narrativa de todos los tiempos. Nuestras vivencias más extremas, esas en las que se hallan enganchadas la mayor parte de nuestras aventuras, el núcleo narrativo más denso de la condición humana, queda sistemáticamente elidido, de una manera o de otro censurado.

La consideración, todavía negativa, que pesa sobre el tratamiento del sexo en literatura constituye prueba fehaciente de la hipocresía moral y del conformismo narrativo.

Icono Acrobat   «HISTORIA DE BIS Y VERSA» (pdf)800Kb.