Antonio Altarriba

“El cielo en la cabeza” en revistamercurio.es

«El cielo en la cabeza»: el drama de las mil y una caras

Publicado el 12 de febrero de 2024 en revistamercurio.es

En una Europa que se repliega sobre sí misma con cada vez más fuerza e intolerancia, Antonio AltarribaSergio García y Lola Moral ofrecen en El cielo en la cabeza (Norma Editorial, 2023) un relato desolador y desgarrador sobre las realidades que sufren los inmigrantes que buscan, —literalmente— a cualquier coste, llegar al falso parnaso europeo.

Parte de los componentes del aparato, móvil o portátil, desde el que está leyendo esta reseña (también del que estoy escribiendo) provienen seguramente de una mina en África como en la que comienza este cómic, con niños y adultos explotados por mafias con el apoyo de gobiernos y empresas. Desde un agujero en una de esas minas surge Nivek, el protagonista de este drama contemporáneo. Desde esa mina donde es explotado hasta España, sin final feliz ni huecos para la esperanza, esta historia escrita con su habitual maestría por Antonio Altarriba (Premio Nacional del Cómic por El Arte de Volar) narra los infiernos de un inmigrante decidido a escapar del mal que lo rodea y lo impregna. Un viaje desde el averno al mismo infierno, pasando por algún purgatorio y otros tantos tártaros más. Altarriba le da a la historia un tinte de peripecia al modo clásico, siguiendo el modelo de El héroe de las mil caras de Joseph Campbell, lo que, apoyado en el estilo gráfico y narrativo del dibujante Sergio García y del color de tintas planas de Lola Moral, crea un trampantojo de las historias de aventuras pero en ningún momento oculta el drama que se está narrando; todo lo contrario, le da aún más fuerza y profundidad.

Al guión le responde el dibujo y la narrativa de Sergio García, y sitúo narrativa y dibujo juntos porque en este cómic son inseparables. La propia composición de página y la estructura de las viñetas forman parte del dibujo, que se sale de los marcos, los llega incluso a componer, a dar forma y hasta a romperlos, tratándolos siempre como elementos narrativos al servicio de la acción y de los diálogos que desarrollan la historia. En este sentido merece la pena destacar que García siempre dibuja el movimiento de izquierda a derecha, siempre avanzando en ese sentido, remarcando el camino, el viaje del protagonista y generando un dinamismo en la lectura que ayuda a que el lector se identifique no ya con el personaje de Nivek, sino con su propio viaje, con su camino dramático y físico.

A la fuerza de la historia y a la maestría comentada se suma el color de Lola Moral (habitual colaboradora de García), un color de tintas planas siempre al servicio de la narrativa. Moral refuerza y aclara al mismo tiempo las complejas composiciones de páginas y viñetas de García, con un color que además de peso narrativo lo tiene también compositivo, y que complementa y refuerza el ritmo de la lectura que imprimen las composiciones de García y los diálogos de Altarriba.

Respecto a la edición cabe señalar que ha acertado Norma al editar este cómic a un tamaño mayor del habitual (24×31 cms). Reducir las dimensiones hubiera sido un lastre para el dibujo y las composiciones de García, abigarrando las páginas con la correspondiente pérdida de detalle de los dibujos y seguramente empobreciendo el ritmo narrativo, lo que habría dificultado su lectura.

Uno de los méritos de este cómic es la conjunción de historia, dibujo, narrativa y color para hacer una obra en la que todo está equilibrado y al servicio de la historia. Pese a los riesgos más que evidentes que presentan tanto el guion (al llevar un drama de este calado al formato de historia de aventuras) como el dibujo y la narrativa (con dibujos que simultanean varias líneas temporales y composiciones complejas de varios niveles), todo en este cómic fluye de manera ligera, ayudado siempre por un color contenido y tremendamente narrativo. Un tebeo donde lo complejo de su elaboración desaparece ante la habilidad y maestría de sus tres autores, creando una historia que avanza sutilmente y que refleja la dureza de un drama contemporáneo que la historia acabará juzgando en su justa medida.

Sin duda alguna El Cielo en la Cabeza ha sido uno de los cómics del extinto 2023 y seguirá resonando en este 2024.

EL CIELO EN LA CABEZA
Guion de Antonio Altarriba
Dibujo de Sergio García
Color de Lola Moral
NORMA EDITORIAL
(Barcelona, 2023)
144 páginas
28 €

Ver el artículo en la publicación original