Antonio Altarriba

“El cielo en la cabeza” en Heraldo de Aragón

Publicado en Heraldo de Aragón el 4 de enero de 2024 escrito por Antón Castro

Antonio Altarriba lleva al cómic la vida de un niño soldado que arriba a España en patera

El guionista zaragozano y Premio Nacional en 2010 publica ‘Un cielo en la cabeza’

Bajo estas líneas, dos de las páginas del cómic recién publicado y una imagen de Antonio Altarriba, guionista de cómic zaragozano. NORMA EDITORIAL

ZARAGOZA. Antonio Altarriba (Zaragoza, 1952) es uno de los mejores y más imaginativos guionistas de los tebeos españoles. Sincero, contundente, comprometido, crítico, escasamente sentimental, incluso cuando trata la historia de sus padre, como hizo en ‘El arte de volar’, sobre su progenitor, con el que logró el Premio Nacional de Cómic en 2010, y ‘El ala rota’, sobre su madre. Hace pocas semanas aparecía su nuevo trabajo, ‘El cielo en la cabeza’ (Norma editorial), una novela gráfica que firma con el dibujante Sergio García y con la artista y colorista Lola Moral. Es una obra que destaca por la fuerza del guión que firma el escritor zaragozano; por su estructura de novela de formación; por su idea de viaje, por la psicología del personaje (un don nadie que encarna a los héroes de los viajes imposibles), y por la puesta en página, el dibujo, el color, la variedad temática.

El argumento, lleno de aventura, denuncia y política, narra la historia del joven Nivek, que trabaja en Congo en una mina de coltán y es elegido para convertirse en niño soldado y, por tanto, en un joven maestro del asesinato. La escena donde le obligan a comer los senos de su propia madre es brutal y lo perseguirá siempre. Lo acompaña su amigo y cocinero Joseph. Esa condena inhumana conduce al joven un viaje rumbo a Europa que le pone en contacto con mafias que trafican con los migrantes, con los mercaderes de esclavos, a través de varios escenarios y paisajes, y con las pateras que abonan de muerte el Mediterráneo y las costas españolas. En el fondo, Altarriba inventa un Ulises que se enfrenta a un destino que, ya en las primeras páginas, se presenta aciago.

La onegé Jambo Congo

Antonio Altarriba explica: «Ha sido una empresa larga, compleja. Hemos estado tres años trabajando en ‘El cielo en la cabeza’. Sergio García Sánchez, y estoy seguro de que se ha fijado en ello, tiene una visión particular de la puesta en página, de la composición, y todo eso requiere un guión que se preste y lo propicie». Cuenta Altarriba, teórico también del universo del cómic, que el libro, presentado por Norma Editorial en gran formato, surge del encuentro que mantiene con los miembros de una oenegé que se llama Jambo Congo y que tiene su sede en Vitoria, donde él vive desde hace años, y que cuenta con dos centros en la República Democrática del Congo, y más concretamente, en el Kivu Sur, «que son centros o dispensarios clínicos con lo mínimo, para poder  dar  cobertura  a  más  de 200.000 personas en cada uno de ellos, y que tienen un colegio, unos talleres de formación profesional, y también hace un trabajo de recuperación y reinserción de los kadogos, los niños-soldado. Ellos fueron los que mostraron una realidad que más o menos desconocemos», apunta Altarriba. Y añade: «El Congo es un lugar con el dudoso privilegio de ser uno de los países más ricos del mundo en materias primas. Prácticamente desde la independencia, la guerra no se ha detenido, se calcula que hay entre diez y doce millones de muertos en esta guerra inacabada, y las guerrillas que no cesan».

‘El cielo en la cabeza’ se inspira en la realidad en el drama de muchos africanos que buscan recomenzar su vida desde Europa, pero también hay conexiones con la biografía del propio guionista. «Cuando empecé a oír a hablar de Jambo Congo, viendo las penalidades que sufren algunos que emprenden el viaje hacia Europa, recordé que yo, claro, por mi familia, tengo la huella del exilio que mi padre sufrió en 1939. Él recordaba el momento de la retirada, el momento del destierro».

Ver en la publicación original

Descargar el artículo en pdf