Antonio Altarriba

“El cielo en la cabeza” cuanticagrafica.com

19/12/2023 publicado en cuanticagrafica.com escrito por Antonio Santaliestra

Hay ocasiones que un cómic noquea a sus lectores, tanto por la belleza que desprende su narrativa gráfica como por la crudeza que muestra en sus entrañas. Ambos sentimientos se desprenden en el recorrido que se plasma en “El cielo en la cabeza” (“Le ciel dans la tête”) de Antonio AltarribaSergio García Sánchez y Lola Moral, editado recientemente en castellano y catalán por Norma. Un tebeo que acaba de recibir el Grand Prix de la critique ACBD 2024 de l’Association des Critiques et journalistes de Bande Dessinée y el Premio al mejor guion en los XIII Premios del Cómic Aragonés. Creemos que no serán ni los últimos ni los únicos que coseche, pues méritos y hallazgos en estas páginas no faltan. Intentaremos desgranarlos sin ahondar mucho en un argumento que merece ser degustado sin mucha información, para que el efecto de su lectura sea máximo.

Aún con ello, hemos de situarnos en la República Democrática del Congo, quizá una de las mayores paradojas de África. Un país con un potencial económico descomunal, por los yacimientos que hay en su territorio. Sin embargo, es una de las naciones con mayor índice de pobreza del continente y donde la violencia es el pan de cada día. Una nación donde la estadística indica que una mujer tiene una alta probabilidad de que la violen hasta tres veces a lo largo de su vida. Un territorio donde las vejaciones y agresiones sexuales son técnicas habituales en conflictos bélicos. Un lugar donde los niños tienen todas las papeletas para trabajar en las minas de coltán o para ser soldados. Ese es el presente que tiene delante Nivek, el protagonista, y del que va a huir, jugándose el todo por el todo. Su meta: la ansiada Europa, donde pueda vivir en paz…

Ese el punto de partida de la odisea que nos espera aquí: una larga marcha plagada de horrores, pobreza, peligros, vejaciones y humillaciones. Todas muy pegadas a esa realidad que muchos seres humanos viven antes de llegar las fronteras de esa “Europa de las Maravillas” que creen que les espera. Estados fallidos, señores de la guerra, corrupción institucionalizada, la obligación de ser un niño soldado y cometer atrocidades para que otros se beneficien, recoger el precioso material de la mina para seguir viviendo en la pobreza… De todo eso huye Nivek… En el horizonte, Europa como un faro de salvación, pero por delante aún queda la gran travesía con todos los peligros que aguardan en su recorrido.


«El cielo en la cabeza» es un relato que sin duda sobrecoge, por el buen trazado marcado en el guion de Altarriba, que nuevamente vuelve a demostrar porqué es uno de nuestros grandes. Cuidadosamente documentado y con un carácter muy humano, Antonio Altarriba nos lleva por ese periplo de horror tan real como el que suele evitar mirar Europa cada día. Esa realidad, la de muchos seres humanos llegando a nuestras costas que muchos intolerantes solo ven como una amenaza, sin pararse a pensar las razones que hacen que haya personas dispuestas a arriesgarlo todo por tan solo una oportunidad. Todo esto se muestra aquí. Sin anestesia. También sin ningún atisbo de morbo y con grandes dosis de humanidad, de crueldad y dureza. También de belleza, pues en cualquier lugar puede germinar lo hermoso.

De todo ello se encarga de plasmarlo Sergio García Sánchez, en páginas de magnética belleza, con una narrativa gráfica multilineal que atrapa en todo momento a quien se sumerja en la historia. Composiciones gráficas magistrales, que funcionan tanto a nivel metafórico como narrativo, llevaran al lector de forma certera por este periplo sin retorno, en el que el color de Lola Moral se revela como un aliado imprescindible tanto en lo narrativo como en lo emocional, por lo que aporta sensitivamente.


Así se erige “El cielo en la cabeza”, inmensamente bello en lo plástico. Tan precioso como duro, a todas luces necesario por lo que aborda. Una lectura, en definitiva, que maravilla, pero también conmueve y desgarra. Editado en Francia por Denoël Graphic, Norma Editorial lo ha estrenado en castellano y catalán en una edición muy cuidada en formato cartoné, que hace justicia al contenido de su interior. Un tebeo capaz de seducir por lo gráfico y las bellas soluciones que adopta Sergio García Sánchez en sus páginas. Pero también una obra que estremece y nos hace reflexionar sobre el tipo de mundo en que vivimos. En definitiva, puede que estemos ante el tebeo del año, por lo bello y lo terrible en forma y fondo. Por la humanidad que desprende.

Para ver el artículo completo accede a la publicación original